Enrique Peña Nieto asume la presidencia de México en medio de violencia y muerte

Manifestante

Manifestante

Por David Ordaz

El PRI regresó a la Presidencia de México en la figura de Enrique Peña Nieto, en medio de fuertes protestas civiles, que hasta el momento han dejado un muerto, 17 heridos y más de 92 detenidos.

El viernes 30 de noviembre, Felipe Calderón terminó un sexenio de violencia que dejó más de 100 mil muertos, 20 mil desplazados y 5 mil niños asesinados.

Un día después, el Partido Revolucionario Institucional, que gobernó por 71 años, regresa al poder marcado por el nombre de Brayan Limón, estudiante de la Vocacional No. 10 del Instituto Politécnico Nacional, que murió en un enfrentamiento con la policía de un balazo en la cabeza.

Desde la madrugada del sábado, cientos de simpatizantes del movimiento #YoSoy132 arribaron a la Cámara de Diputados para manifestarse en contra de la “imposición de Peña Nieto”, cuando varios grupos violentos afines a la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) comenzaron a destruir todo a su paso y se enfrentaron con granaderos y policías federales.

En los momentos más álgidos en los alrededores del Congreso, rumores en redes sociales indicaban que otro joven Carlos Valdivia había muerto al estallar un petardo en su rostro, sin embargo, a lo largo del día autoridades desmintieron la versión.

Pese a la violencia que se ubicaba desde el Palacio Legislativo hasta calles cercanas al Palacio Nacional en el Zócalo capitalino, Peña Nieto recibió la banda presidencial del saliente Felipe Calderón y protestaba como el Presidente número 68 del país.

Ya como Presidente constitucional, Peña Nieto era arropado por sus correligionarios priístas, quienes aplaudían y gritaban su apoyo. En medio del pleno, legisladores de izquierda protestaron con pancartas y gritando desde sus lugares.

A un lado del recinto, una enorme manta que nunca fue enfocada en la transmisión oficial de televisión decía: “Imposición consumada, México de luto”. En las inmediaciones de la Cámara de Diputados, cientos de manifestantes se enfrentaron con policías y unían sus voces al unísono: “Nos han puesto un presidente ilegítimo, estamos muchos aquí, esto es una lucha que ya empezó y no tiene vuelta atrás”.

Policías y manifestantes resultaron heridos durante los enfrentamientos, mientras que jóvenes encapuchados realizaron destrozos en comercios, coches patrulla, hoteles y restaurantes del centro histórico capitalino.

Después de vestir la banda presidencial, Enrique Peña Nieto se dirigió a Palacio Nacional donde emitió su primer mensaje como gobernante y en el que dijo que los crímenes no se combaten sólo con la fuerza y anunció un programa nacional de prevención del delito.

Al momento que Peña Nieto daba su mensaje en Palacio Nacional, el ex candidato presidencial y líder de las izquierdas Andrés Manuel López Obrador hablaba frente a miles de simpatizantes, se declaraba en contra el nuevo gobierno y desconocía al nuevo titular del Ejecutivo.

En ciudades importantes como Guadalajara, Puebla, Cancún,  Tijuana, Acapulco y Ciudad Juárez, miles de personas se manifestaron en contra de la toma de protesta del nuevo Presidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s